Psicotécnico

La prueba psicotécnica para la Policía Nacional es, sin duda, una de las mas temidas por los opositores. Muchos creen que no tiene importancia y están totalmente equivocados. Es una de las que más importancia tiene.

Normalmente, la forma de prepararse para dicha prueba es realizar un gran número de tests, de manera que queden memorizadas muchas alternativas de test. No obstante, hace falta, generalmente, algo más que eso, ya que la casuística y los temas sobre los que versa el psicotécnico pueden ser de gran amplitud.

Al contrario de lo que mucha gente pueda llegar a pensar, la habilidad para lo test psicotécnico no es una capacidad que algunas posean de manera innata y que otras nunca puedan llegar a desarrollar. Se tratan de tests que requieren una práctica continuada de determinadas destrezas como razonamiento matemático y razonamiento verbal.

 

El Psicotécnico, en sentido amplio, consta de dos partes:

1 – Test psicotécnicos. Realización de uno o varios test dirigidos a determinar la personalidad y las aptitudes del aspirante para el desempeño de la función policial con relación a la categoría a la que se aspira. Incluye una prueba de ortografía. Los temas son variables y amplios: matemáticos y de cálculo, de memoria, de comprensión lectora…

2 – Entrevista personal. A partir del resultado de los test de personalidad, se investigarán en el aspirante los factores de la misma que determine el tribunal.

Ambas partes se valoran conjuntamente y el tribunal fija la puntuación mínima necesaria para superar cada una de ellas, haciendo pública la relación de aspirantes que, por haber alcanzado, al menos, las indicadas puntuaciones, deban ser convocados a la realización de la cuarta prueba.

La fase de los psicotécnicos es suspendida por un importante número de opositores todos los años, por lo que finalmente suele ser suficiente sacar entre un 2,5 y un 4,5 para aprobar dicha prueba.